Blog libre e independiente sobre televisión. Noticias, críticas y análisis de nuestra realidad catódica desde el criterio y la libertad.

2006/01/22

¡Qué grande fue el cine!...con Garci

Diez años ya. Diez años hace que apareció el que ha sido oasis cinematográfico de muchos en el desértico erial de inteligencia que es el prime time de la televisión en España. Han tardado un tiempo, sí, pero ya han conseguido eliminarlo. Hace poco más de un mes que dijimos adiós a ¡Qué grande es el cine!. Era inevitable. Sectarismos mandan. Garci permitió a muchos, entre los que me encuentro, descubrir un cine diferente (presentado en un contenedor de calidad) a una edad perfecta para comenzar a amarlo y devorarlo con pasión. TVE cubría con su programa una de esas pretensiones de servicio público que debiera siempre cumplir pero que habitualmente incumple.

Gracias a él y a su pasión por el cine desentrañé por primera vez la infancia de Ciudadano Kane, amé a esos perdedores infinitos que entre una partida de billar y otra destrozaban sus vidas en El buscavidas, descubrí que el hambre podía ser divertido e inteligente con la bota-filete de Chaplin en La quimera del Oro, saboreé el sarcasmo más terrible y divertido de Primera plana, canté a pleno pulmón La Marsellesa en Casablanca, bailé y canté borracho de amor bajo la lluvia, fui un centauro del desierto acosado por mis propios fantasmas, descubrí un monolito alienígena mientas hablaba Zarathustra, me peleé junto a Rocco y sus hermanos, aspiré el humo eterno de Lauren Bacall, me persiguió un diablo sobre ruedas, recibí cartas de desconocidas, sentí vértigo mientras miraba con terror a los pájaros, me mantuve en tensión mientras NuevaYork dormía, calmé mi sed de mal degustando deliciosas sopas de gansos y todavía no estoy seguro de si no fui yo el hombre que mató a Liberty Valance...

No sólo tengo buenos recuerdos de las películas que Garci programó. Escribo este mensaje para reivindicarlo a él y a su siempre denostada cuadrilla. No recuerdo que jamás hayan respondido a ninguno de los muchos ataques a los que han sido sometido. Ataques principalmente ideológicos e idiotas. Yo he disfrutado también con muchas de las tertulias. Ya sé que decir esto no suele estar bien visto. Aún estando en contra de muchas de las opiniones, apreciaciones, filias y fobias que allí se vertían he aprendido mucho de ellas. Tal vez lo más importante: amar al cine sin reservas, sin cortapisas impuestas por modas. Porque eso es lo que más me atraía de esta gente, se sentaban allí, con sus cigarros y sus corbatas, a hablar de lo que más les gustaba, a discutir con fervor sobre algo a lo que han dedicado una parte importante de sus vidas: el cine. Y no hablo profesionalmente sino como aficionados. No puedo dejar de sonreírme al recordar la sempiterna pipa de Miguel Marías, el aporte de datos en plan pesado de Eduardo Torres Dulce, los balbuceos dubitativos de Oti Rodríguez Marchante (mejor dotado para la escritura que para la retórica) la pedantería ilustrada de Juan Manuel de Prada, los invitados puntuales como Antonio Muñoz Molina o Umbral, el sarcasmo resabiado de Juan Miguel Lamet (a él le debo algunas divertidas anécdotas de cuando veía las películas con mis hermanos, como aquélla en la que acusaba de prestidigitador a Spielberg)...

Dos mandamientos marcaban todas sus tertulias: amarás a John Ford sobre toda las cosas y si se proyecta cualquier película de dicho dios, sea la que sea, hay que terminar hablando de Centauros del desierto.

Nunca he sido fan ciego de nadie y por supuesto que también veía y me cargaba lo que tanta gente les criticaba: pedantería ocasional, el peloteo que se traían entre ellos, la incapacidad de discutir de cine con mujeres (se les veía incómodos cuando traían a alguna de ellas para cubrir la cuota femenina) cierto anclaje en el cine clásico (principalmente norteamericano) o su evidente falta de entendimiento de las claves del cine hecho más allá de los 80 (mítico fue el debate de Blade Runner donde sólo se salvó Prada mientras Garci, perdido, terminaba llevando la película al terreno conocido de Fritz Lang)...pero estos tipos no eran dogmáticos, transmitían pasión, entusiasmo, sabiduría y afición. Y eso es demasiado difícil de encontrar hoy en día en cualquier discusión, ya sea en la calle o en los medios de comunicación como para no valorarlo. Sólo hay que fijarse en los debates de Versión Española.

La crítica a Garci y sus compadres tiene su origen en la puñetera manía que hay de politizar a todo el mundo y esta gente además, era fácil y dócilmente etiquetables como de derechas y conservadora. Pecado terrible en el ámbito cultural de este país. Que yo sepa Garci jamás ha hecho pronunciamientos políticos, sólo ha hablado de cine (no como otros que se promocionan hablando de golpes de estado ficticios...)

En el acoso (que no crítica, de ésa no se debe salvar nadie) constante que ha sufrido durante estos diez años se han distinguido claramente dos grupos: los progres de salón, que separaban las películas que emitía (que defendían) de las tertulias que hacía, a las que criticaban con esa media sonrisa de superioridad que sólo da ser tan progre (....sí, sí, ésa) y los que sin ser capaces de ver una película que no sea posterior a La guerra de las galaxias, se dedicaban a opinar sin base ni conocimiento. Quedaría un tercer grupo (por lo menos más sincero) que, en la línea de Carlos Boyero, cuando les preguntaban la causa de su manía a Garci no se ponían a divagar hablando de supuestas ideologías o pretendidas pedanterías sino que directamente decían que no lo soportaban porque les producía grima. Con eso les bastaba. Pasaban de discutir más. Ésa, al menos, me parece una posición más entendible porque...¿Quién no soporta alguien sin más, porque sí y ya está?

Por lo tanto, para terminar, tras diez años defendiendo con argumentos entre amigos y conocidos a Garci, a su programa y a sus tertulias y ahora que ya tristemente ha desaparecido de la televisión, he decidido, retrospectivamente, vengarme del tiempo perdido y enviar a tomar por saco a todos los integrantes del primer y segundo grupo de detractores que he conocido. Por lo menos así, sin necesidad de argumentar, conseguiré estar mucho más cerca de sus posiciones y...descansar.

4 comentarios:

curruco dijo...

José me gustaría felicitarte, además de por tu post, por ser uno de los pocos mortales que han podido entender lo que se decía en las tertulias de Garci. Por supuesto las películas que se proyectaban eran de una calidad contrastada, pero la tertulia estaba reservada solo para expertos cinéfilos, a veces, me daba la sensación de que estaban debatiendo para ellos. Yo desde mi ignorancia cinematográfica, por lo menos no me enteraba de prácticamente nada, por ello te felicito, porque si has podido seguir aunque sea una de las tertulias, entiendo que tienes unos conocimientos altísimos de cine.

Personalmente no me incluyo en ninguno de los grupos de críticos que has citado, por lo tanto te invito a incluir uno nuevo: aquellos que nos gusta el cine, pero no comprendemos las tertulias de Garci. Así pues, ésta es mi crítica a su programa: debería hacerlo extensible al resto de los mortales y no limitarlo a la élite cinéfila.

También decirte que yo estoy igual de molesto porque hayan quitado el programa, ya que, a mi también me gusta el cine.

Patty dijo...

Me ha gustado muchísimo tu artículo sobre todo porque veo que aún queda en España gente que aprende. Veo que a través de Garci has despertado a la pasión del Séptimo Arte y que te has convertido en cinéfilo empedernido si no lo eras antes. Yo sé muchísimo de cine y me da la impresión de que si mi querido amigo Francisco Umbral fue a ese programa, el programa merecía la pena. Garcí bordó "Volver a empezar" sobre la vida del autor de la Tesis de Nancy. Sin olvidar la magnífica melodía de Cole Porter y la maravillosa interpretación del protagonista. Por eso los de Hollywood, que de idiotas no tienen nada, le dieron un Oscar.
Yo tengo "Casablanca" en cuatro idiomas y me deleito con el doblaje aunque me quedo con su inglés original. Muchas gracias por tu artículo y que tu web tenga éxito. Un saludo, Patricia.

José Almeida dijo...

Aún aceptando la ironía de tu felicitación, curruco, no podría incluir ese cuarto grupo del que hablas porque el hecho de no comprender las tertulias (en el caso de que así sea) no es motivo suficiente para criticar un programa y los que lo integran.

Yo creo que el problema es que existe cierto desdén hacia el cine como arte por ser popular desde su creación y accesible a todo el mundo y eso impide que se acepte que también se puede discutir sobre él desde un punto de vista artístico y buceando en las fuentes en las que bebe cada autor. No es incompatible. No creo que pretendieras que, por ejemplo, en Estravagario, Rioyo y sus contertulios al hablar sobre libros no pudieran citar a Borges, a Cortázar o los miembros dde la generación del 27. Eso claramente no hace accesible el programa a los lectores de Dan Brown o Ken Follet...¿debieran pues limitarse a este tipo de autores? o poniendo otro ejemplo, imagínate que en alguna de las entrevistas de Punset en Redes charlara con algún físico y no pudieran discutir y hablar (de la manera más clara posible, no niego que se tenga que intentar) sobre Einstein o Minkowski si trataran el tema de la Relatividad Especial. Es imposible. No entendemos que si queremos ver esos programas hemos de intentar conocer ciertas bases anteriores o estar dispuestos a ser humildes y aprender en el caso de que te interese el tema.

Reitero, el problema está en el concepto que se tiene del cine. Qué se persigue al verlo. Yo lo disfruto (y reivindico) muchas veces como fuente entretenimineto puro y duro, sin más. Pero en otras ocasiones me gusta investigar en la intrahistotçria de la creación, en las interpretaciones que se puede hacer de la historia, en el análisis de los trabajos de actores , directores,en entender claves etc...
¿Por qué se le va a permitr a otros artes y al cine no?

Anónimo dijo...

Don Eduardo Torres Dulce, hombre brillantisimo, gran jurista, hombre cabal