Blog libre e independiente sobre televisión. Noticias, críticas y análisis de nuestra realidad catódica desde el criterio y la libertad.

2006/01/13

Del Estatut y la industria audiovisual


En plena euforia del debate sobre el Estatut Català (una euforia que se limita, más bien, a la clase política, ya que a estas alturas los ciudadanos estamos bastante cansados de esa cantinela), parece interesante plantear un debate sobre la contribución de la industria audiovisual catalana a la producción televisiva nacional. Se ha discutido mucho sobre la existencia de una sensibilidad “catalana” en el ámbito de la producción televisiva. Esta sensibilidad queda personificada en la figura del emergente Andreu Buenafuente, y viene a asociarse con una forma de hacer televisión basada en la combinación de humor y elegancia, una producción de gran factura y ciertas ínfulas de europeísmo en el tono. Es el modelo defendido por productoras como El Terrat, que han sabido exportar (con perdón del término) sus programas a los principales canales generalistas y a alguno que otro especializado, y que ahora se ensalza como la fórmula audiovisual del éxito. Desde luego, no es oro todo lo que reluce, pero también desde luego las propuestas de El Terrat están muy por encima de la media de la producción nacional. Algunos voceros ya se han adelantado a anunciar un inminente declive de Buenafuente debido al estancamiento del índice de audiencia, pero lo que se olvida es que el Rey Muerto, Javier Sardá, y su Crónicas Marcianas, también eran un producto 100% catalán. Ahí es donde se fastidia el invento, porque si hay una productora que ha contribuido a la degeneración de la televisión española en los últimos diez años, ésa ha sido, sin duda y por encima de todas, Gestmusic, la responsable de Crónicas, una productora con una sensibilidad bastante diferente de la defendida por El Terrat. No hace falta aportar muchos avales: Operación Triunfo, Hotel Glam, La Granja de los Famosos, El Castillo... Un nutrido plantel de producciones donde el único mérito reside únicamente en la capacidad de los ojeadores de la productora para descubrir y remozar programas de otros canales internacionales. Dicho esto, en lo que Gestmusic sí tiene, de momento, la batalla ganada es en los índices de audiencia. Y ahí ya no hay mucho que hablar, porque mientras la tele sea la tele, eso es verdaderamente lo único que cuenta.

1 comentario:

Sufalito dijo...

Sr. D. Daniel Ruiz, no caiga UD en la lectura retorcida del término exportar al referirse a las cosas que vienen de ese, el pueblo catalán, ya que conlleva el añadido ingrediente de crispación del que algunos estamos aburridos.

Es sabido que Buenafuente ya triunfaba en TV3 con su programa íntegramente en catalán, sin regirse por ninguna fórmula audiovisual de éxito, al menos de carácter nacional.

Puede ser que ellos dieran con esa fórmula antes que el resto. Lo que es verdad es que pocas ofertas televisivas de otras regiones en lo referente a programas de multicontenido han causado el impacto mediático que los relacionados (lo que no sé es si para bien o para mal).

Pensaba que la aparición de la Televisión Digital Terrestre, iba a llevar consigo un cambio significativo en la fórmula televisiva, ya que abría un amplio abanico de opciones, y desmonopolizaba los 5/6 primeros botones del mando, pero no ha sido así.

Algo de lo que otros países disfrutan hace años y cuya tecnología va incluida en sus aparatos y antenas de televisión, nosotros, para no variar, permanecemos por el momento expectantes y limitados que es lo que nos va.

Creo que estamos es una etapa que pronto va a finalizar… y no me cansaré de decirlo, lo lograremos pulsando el botón rojo del mando o tele.