Blog libre e independiente sobre televisión. Noticias, críticas y análisis de nuestra realidad catódica desde el criterio y la libertad.

2006/01/25

El fulminante cese de Juan Pedro Valentín

De una manera drástica y sorprendente T5 ha despedido al que hasta ayer no era solamente el presentador del telediario nocturno sino también el director de informativos de la cadena, Juan Pedro Valentín. Tras una caída continua en los índices de audiencia de los informativos, principalmente el que presentaba Angels Barceló, la cadena decidió hace sólo unos meses prescindir de los servicios ésta y proponer al propio Valentín que se hiciera cargo de la presentación de los informativos. Valentín, que alcanzó altas cotas de conocimiento y popularidad durante la guerra de Irak y principalmente tras la muerte del cámara de la cadena José Couso, abandona (es despedido) tras ser incapaz de remontar el notable descenso de audiencia de un informativo, el de las nueve, que concentra la mayor batalla de prestigio e influencia en la televisión. Tras la llegada de Gabilondo y como último intento de salvar la situación, el telediario fue trasladado de las 20:30 (hora habitual desde hacía años) a las 21:00 con un formato condensado de 25 minutos sin anuncios. Tras unas semanas de prueba, viendo que el invento no acababa de arrancar y que A3 se afianzaba cada vez más en el primer puesto (Matías Prats ha alcanzado increíbles picos de audiencia de hasta el 30% durante la semana pasada) T5 se ha decidido a lanzar un órdago y no sólo despide a Valentín sino que lo sustituye por Pedro Piqueras, hasta ahora una cara siempre asociada a la competencia. Piqueras, hasta hace pocos días director de RNE y moderador del programa de debate Enfoque en TVE, parecía en negociaciones para reincorporarse a A3 (su casa durante casi diez años) pero la oferta de T5 debe haber sido imposible de rechazar.

Esta situación plantea una nueva mesa de juego en la batalla encarnizada de los informativos. Hasta ahora la audiencia progresista tenía tres opciones donde elegir: el romanticismo progre de Milá, el personalismo progre de Gabilondo o el profesionalismo progre de Valentín (esta dispersión en la oferta progresista es una de las razones del liderazgo de A3 que concentra a todo el público conservador, mayoritario en esa franja horaria). La llegada de Piqueras abre nuevas incógnitas: ¿mantendrá T5 el tono izquierdoso de sus informativos en consonancia con el tipo de espectadores de la cadena? ¿Girará hacia la derecha para recoger los réditos de hacer oposición y así competir directamente en el mismo campo de A3? ¿Conseguirá evitar el hundimiento de T5 en un campo tan estratégico como el informativo?

A Piqueras a pesar de lo que piensa bastante gente no le debiera costar adaptarse a ninguna de las dos posibilidades presentadas. Es bueno recordar que comenzó su carrera en televisión presentando los informativos de TVE en 1988, en plena época felipista. Por otro lado no hay que olvidar que T5 está dominada por Mediaset, es decir Berlusconi y por ello no sería de extrañar el giro que planteo en la segunda pregunta puesto que sería un reposicionamiento natural.

Lo iremos viendo y contando. Lo que sí se asegura T5 con Piqueras es ese rostro conocido y respetado que, como ya mencionamos en otro mensaje anterior, tanto necesita y demanda la audiencia de informativos.

1 comentario:

daniel ruiz dijo...

Creo que Piqueras (es mi impresión) se decantará por mantener el tono social y progresista de su informativo. Aunque seguro que le han hecho una buena oferta, conociendo el perfil profesional de Piqueras, me inclino a pensar que se hubiera sentido bastante incómodo al regresar a A3. No olvidemos que Piqueras es uno de los periodistas que estaban en la cuerda floja cuando A3 llevó a cabo la monumental regulación de empleo de hace dos años. Gracias a RNE pudo conseguir una excedencia digna. Pero es difícil imaginar a Piqueras dentro de la línea Prats. En cuanto a la línea político-empresarial del medio, creo que se trata de otra cosa. Un producto progre es perfectamente avalable por un grupo empresarial conservador. No olvidemos que detrás de Telecinco, el Telecinco de Barceló y sistiaga, también estaba (y sigue) Vocento, la editora de ABC.